Hoy vamos a descubrir la receta de uno de los platos típicos que podéis degustar durante los viajes a Tíbet y también en otras regiones de los Himalaya como pueden ser Nepal o el norte de la India. Estamos hablando de los célebres momos.
Si habéis tenido la suerte de estar en estos países seguro que los habéis degustado en algún puesto callejero o restaurante local, ya que los momos son muy populares.
A simple vista tienen un aspecto similar a los dim sum chinos, los ravioli italianos y por qué no, a alguna de nuestras empanadillas poco horneadas.
Y decimos poco horneada porque el aspecto es muy blanco, ya que su masa está elaborada con harina de cebada y agua.

Receta de los momos tibetanos

El método para prepara la receta de los momos tibetanos es muy sencillo:

  • Se mezcla mucho la harina de cebada con el agua hasta conseguir la pasta.
  • Luego se extiende esta masa blanca y se aplana sobre una superficie lisa como su de pan se tratara.
  • El siguiente paso es cortarlo en pequeños trozos redondos que reservaremos para rellenarlos.
  • Ahora tocaría hacer el relleno. En la cocina tibetana se utilizan muchas verduras y carne, que puede ser de pollo o yak, o queso. Una vez escojamos el relleno lo especiaremos convenientemente.
  • El último paso es rellenar la masa y cerrarlos para cocinarlos en una olla al vapor. De ahí que tengan un aspecto tan similar al dim sum.

momos tibetanos
Como veis se trata de un plato realmente sencillo y que está delicioso. Se puede acompañar con diversas salsas y es baratísimo.
Esta región está llena de experiencias únicas para el viajero, así que os recomendamos que le echéis un vistazo a los espectaculares circuitos por Tibet.
Imagen | Ritesh Man Tamrakar

7 Comentarios

  1. Los momos están muy buenos aunque la carne de yak que usan a veces está algo durilla. Lo cierto es que falta una reseña a este plato en mi resumen de la experiencia en el Tibet (http://www.blogenblanco.com/2012/04/tibet-pueblo-en-extincion.html). El Tibet es fascinante pero, para mí, la comida no es uno de los aspectos más destacables, lógico porque a tanta altitud, tienen pocos ingredientes entre los que elegir. Pero sí, me quedo con los momos, el dim sum tibetano

  2. Es el plato mas sorprendente que probe en mi vida. Me imaginaba algo sin gusto y resulto ser una explosion de sabor y una textura unica.

  3. Los momos son una de las delicias sin las cuales no se puede existir – en mi humilde opinión – cuando se viaja por el Himalaya. Tengo la suerte de ir más o menos cada dos a tres años y lo primero que hago es meterme en uno de los restaurantes a comerlos.

Comments are closed.