Es imprescindible hacer un safari en Namibia por el parque Nacional de Etosha. Esta gran aventura no puede faltar en ningún itinerario en tus viajes a Namibia, pues es el gran refugio faunístico de ese país.
La palabra Etosha significa el gran lugar blanco, un color provocado por el carbonato y que le confiere un aspecto muy característico de esta enorme planicie africana.
En realidad el Parque Nacional de Etosha en Namibia es uno de los más grandes del mundo y es perfecto para contemplar grandes mamíferos en su hábitat natural o muchísimas especies de aves.
Sin ir más lejos, las autoridades del parque han llegado a contabilizar hasta 250 leones, 300 rinocerontes, 2.000 elefantes, 2.500 jirafas, unas 3.000 avestruces, 6.000 cebras o 20.000 gacelas. De este modo el viajero se quedará cautivado por la gran cantidad de especies que observará durante su safari.
Parque Nacional de Etosha Namibia
Debido a su enorme extensión, se han habilitado los campamentos de Okakuejo, Halali y Namutoni para que los viajeros puedan pasar la noche en el Parque Nacional de Etosha de Namibia.
Okakuejo es el mejor acondicionado y acoge la sede del Etosha Ecological Institute. Destaca sobre todo por una charca con un mirador perfectamente acondicionado.
Un safari en Namibia por el Parque Nacional de Etosha os dejará boquiabiertos. Os aconsejamos que le echéis un vistazo a otros circuitos por Namibia que podéis reservar a través de BuscoUnViaje.com.
Imagen | Frank Vassen