Cada vez que me preparo para un viaje me asalta la misma incertidumbre: ¿lo conseguiré esta vez? ¿Lograré hacer esa foto que siempre se me resiste?

Esa obsesión me persigue desde que vi una una foto similar a esta. Y, tengo que decirlo, es una obsesión que todavía no he logrado apaciguar… Parece simple: un pescador, una red y una cámara de fotos. Pero por ahora no lo he conseguido… Siempre hay algo que falla: a veces no hay pescadores, otras los hay pero no tienen redes, y alguna vez he visto al pescador y su red y yo no llevaba la cámara. Y en las contadas ocasiones en que todos los elementos se conjugaban mágicamente (pescador + red + cámara), no he logrado situarme en el punto donde era necesario estar para lograr la tan ansiada foto: en el agua delante del pescador.

Hoy comparto la foto más cercana que he conseguido hacer de «mi foto». Hace ya tiempo la titulé «el pescador de cielo«, y no le voy cambiar el nombre a estas alturas. La hice hace unos años en Puerto Jimenez, en uno de mis viajes a Costa Rica. Es cierto que no es «la foto», pero a cambio, logra un efecto que me encanta: la mezcla entre el agua y el cielo, y el pescador (y su red) mezclado en la pequeña isla de arena.

Pescador entre el cielo y la tierra
El pescador, su red, el cielo, el mar y la tierra – Puerto Jimenez, Costa Rica

El próximo viaje lo conseguiré… Aunque sea a costa de mojarme el ombligo, me colocaré delante del pescador, esperaré a que lance su red, y el click de la cámara capturará al cielo y al hombre a través de los agujeros de la red.

Descubre aquí todos los circuitos por Costa Rica