Ruta hacia el Eyjafjallajökull, el volcán de Islandia

Hace escasas semanas que hemos vuelto de nuestro viaje a Islandia. Un viaje que, sin duda, ha merecido la pena por sus contrastes, la gente, sus paisajes… Han sido bastantes los momentos que recordaremos durante mucho tiempo pero, quizás, uno de los más esperados por mi, ya antes de iniciar nuestro viaje a Islandia, era el acercarnos al famoso volcán en el glaciar Eyjafjallajökull.

Carretera n1 al sur de Islandia

Carretera n1 al sur de Islandia

Nuestro ruta hacia el Eyjafjallajökull empieza en Hveragerdi, a unos 40 kms al sureste de Reikjavik. Vamos a intentar llegar al glaciar por la cara norte. Tomamos la nacional n1 dirección a Hella donde paramos a preguntar en la oficina de información de turismo. La chica que nos atiende, muy amablemente (como muchos de los islandeses con los que hemos tratado) lo primero que nos pregunta es si llevamos un 4×4. Le confirmamos que sí llevamos un todoterreno… pero “normal”.

Quitando la tierra al todoterreno

Quitando la tierra al todoterreno

Hay que aclarar que en Islandia los 4×4 suelen estar preparados para terrenos muy difíciles, con unas ruedas inmensas (algunas de más de un metro de diámetro!), suspensiones elevadas…. Claro, con eso ya se pueden cruzar montañas!

Todoterreno típico en Islandia

Todoterreno típico en Islandia

Conforme avanza la conversación, la chica de la oficina de información parece que nos quiere meter algo de miedo en el cuerpo, como si nos quisiera quitar la idea de la cabeza (probablemente fuese algo de, digamos, precaución): “Tenéis que tomar la carretera de grava F249. Son unos 26 kms en los que hay que cruzar unos cuantos ríos. Cuando lleguéis al río Krossa girad a la derecha y no lo intentéis vadear porque os quedaréis atascados y probablemente vuestro 4×4 no salga”. La cara de la chica no parecía estar de broma y eso hace que mi ilusión por llegar lo más cerca del volcán Eyjafjallajökull (y tengo que decirlo, también por cruzar ríos con un 4×4) se convierta en un hormigueo interno un poco inquietante.

Aún así queremos intentarlo. Cuando lleguemos al primer río veremos si es “asequible” o no.

En el desvío de la carretera nacional n1 para tomar la carretera de grava 249 hacia la cara norte del Eyjafjallajökull se encuentra la cascada Seljalandsfoss. Su imagen de lejos ya nos llama la atención.

Cascada Seljalandsfoss

Cascada Seljalandsfoss

Merece la pena disfrutar de sus vistas.

Cascada Seljalandsfoss

Cascada Seljalandsfoss

Cascada Seljalandsfoss

Cascada Seljalandsfoss

Después del paseo seguimos camino ya por la carretera de grava 249, que luego continúa por la F249. La diferencia entre una carretera y otra es que las carreteras marcadas con una F son para vehículos 4×4. No pueden (o deben, por su bien) acceder vehículos normales. En esas carreteras no te cubre el seguro del coche, ni a los todoterrenos, por lo menos a los de alquiler. Más vale que no nos quedemos tirados, y menos en medio de un río…

Por fin llegamos al primer río. Paramos el coche, bajamos a inspeccionar el terreno… y lo que podemos del río.

Dudando junto al río

Dudando junto al río. Foto de Pilar y Carlos

Volvemos al coche con la duda detrás de la oreja…

Volviendo al coche

Volviendo al coche. Foto de Pilar y Carlos

El asunto está bastante dudoso. Yo me imaginaba que tendríamos que cruzar algún río de un par de palmos, o poco más, de agua tranquila, transparente… Así como el típico río de postal. Pero lo que vemos es un río con una fuerza considerable, lleno de piedras, con agua que no permite ver el fondo. Hacemos lo que muchos otros turistas seguro que también han hecho: lanzar una piedra a la mitad del río a ver si ve o no. Lógicamente no se ve…

Río en el camino al volcán Eyjafjallajökull

Río en el camino al volcán Eyjafjallajökull. Foto de Pilar y Carlos

Bueno, de momento decidimos quitar el coche del camino, apartarnos y hacernos una foto de grupo.

Parados en la carretera F249

Parados en la carretera F249

Queremos cruzar. Nos fastidia irnos sin apenas podernos acercar a la cara norte del Eyjafjallajökull. De pronto vemos que llega otro 4×4, pero éste es de los que tienen ruedas como casas de grandes. Se para delante de nosotros. Lo conduce una señora que lleva el 4×4 lleno de bolsas de la compra del super. Claro, para los que viven allí esto de cruzar ríos es algo cotidiano. La señora, muy amable, nos pregunta si tenemos algún problema. “No, simplemente es que queremos saber si podremos cruzar con nuestro 4×4”. La señora mira nuestro 4×4 y tuerce la boca. Empezamos bien! Nos dice que no lo sabe pero que miremos por donde lo cruza ella y veamos hasta donde llega el agua. La verdad es que le cubre buena parte de sus ruedas (de casi un metro de diámetro…). Ya al otro lado del río saca la cabeza por la ventanilla y nos grita que lo crucemos, que nos espera y si hubiera algún problema nos saca nuestro 4×4 tirando con el suyo… Bueno, eso parece que es un alivio…

Ante su seguridad, nos montamos en nuestro todoterreno. Yo soy el que conduce y con los nervios en los puños me lanzo al río. Esos 4 segundos no abrimos ninguno la boca. Yo voy mirando al frente y creo que Noelia, Pilar y Carlos casi van con los ojos cerrados…

Pues sí, lo hemos cruzado. La adrenalina está a tope. Durante un rato seguimos a la amable señora y su gigantesco 4×4. Cruzamos otro río, esta vez más decididos. La señora nos espera. Seguimos el camino pero llegamos a uno bastante más caudaloso que los anteriores. La señora nos vuelve a esperar pero esta vez ninguno lo vemos nada claro. Creo que tenemos que pensarlo y como no queremos hacer esperar más a la amable señora, le hacemos un gesto para que siga su camino.

Mientras miramos al río con cara de frustración, llega otro 4×4, esta vez más parecido al nuestro. Son un grupo de cinco amigos que también paran para observar el río. Mientras estamos debatiendo llega de frente otro tercero. Esta vez es un Suzuki Jimmy, que para quien no sepa que vehículo es éste, se puede decir que es de los todoterrenos más pequeños que hay en el mercado. Sin dudarlo, el conductor del Jimmy lo cruza a la vez que se nos queda mirando, y con una sonrisa en la cara y un gesto de manos nos viene a decir que somos unos “caguetas”.

“Si un Jimmy puede nosotros también” es lo que debe pensar el grupo de cinco amigos porque sin dudarlo se lanzan al río. Nosotros corremos a nuestro 4×4 para cruzarlo también.

Dudando en la F249

Dudando en la F249

Durante un rato nos vamos turnando el vadeo de ríos que nos encontramos por el camino (una vez cruzan ellos primero y otra vez lo cruzamos nosotros primero). Algunos con menos agua que otros.

Vadeando dos rios fáciles

Vadeando dos rios fáciles. Foto de Pilar y Carlos

La cosa se van poniendo cada vez más divertida y emocionante. Quizás sea porque los nervios se van relajando o porque parece que nos lo hemos tomado como un juego entre el otro grupo y nosotros.

Pero de pronto llegamos a un río cuya anchura, unas tres o cuatro veces superior a cualquier de los que hemos cruzado anteriormente, nos intimida a todos. Creo que hemos llegado a nuestro fin. No sabemos por donde cruzarlo y la profundidad parece mayor que la de los otros.

Fin de nuestra ruta al Eyjafjallajökull

Fin de nuestra ruta al Eyjafjallajökull

A lo lejos se acerca un todoterreno de los de aquí, quiero decir, con ruedas “extra grandes”. Al verlo cruzar el río nos convencemos de que es mejor parar aquí, disfrutar del paisaje (al fondo ya se ve una lengua del glaciar Eyjafjallajökull) y conocer al otro grupo “de aventuras”. Resulta que son holandeses. Por un momento dudamos en tararearles lo de… ¡Waka waka eh, eh!

Lengua del glaciar Eyjafjallajökull

Lengua del glaciar Eyjafjallajökull

Los protagonistas en la cara norte del Eyjafjallajökull: Carlos, Pilar, Noelia y yo

Los protagonistas en la cara norte del Eyjafjallajökull: Carlos, Pilar, Noelia y yo

Detalle de las montañas cubiertas por las cenizas del Eyjafjallajökull

Detalle de las montañas cubiertas por las cenizas del Eyjafjallajökull

Montañas cubiertas por las cenizas del Eyjafjallajökull

Montañas cubiertas por las cenizas del Eyjafjallajökull

Para más información sobre este destino, puedes conocer nuestros viajes a Islandia.

5 pensamientos en “Ruta hacia el Eyjafjallajökull, el volcán de Islandia

  1. Buenos días,
    En nuestro programa de radio que trata sobre el mundo del turismo tenemos una nueva sección para blogueros y nos encantaría contar con vuestra asistencia como invitados.
    Espero tener pronto noticias vuestras si os interesa y os explico un poco más. Escribirme a paralelo20@idealmedia.es
    Un abrazo y felicidades por la web, está preciosa!

  2. Pingback: Compañeros de ruta: de barrios musulmanes, desiertos, cataratas y grutas – Diariodelviajero Rss | Ofertas de Vuelos, Hotel y Viajes

  3. Pingback: Compañeros de ruta: de barrios musulmanes, desiertos, cataratas y grutas | Destino SurArial

  4. Pingback: Compañeros de ruta: de barrios musulmanes, desiertos, cataratas y grutas | Blog de Viajes

  5. Pingback: Compañeros de ruta: de barrios musulmanes, desiertos, cataratas y grutas | Todo lo que tenes que saber para tu próximo Viaje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Introduce las letras para probar que eres humano

¿Qué es BuscoUnViaje.com?

  • 1.Describes qué quieres hacer y/o dónde quieres ir
  • 2.Te mostramos las mejores opciones de expertos en organizar viajes
  • 3.Solicitas presupuesto, sin gastos ni comisiones
  • 4.Reservas el viaje, te vas, vuelves y nos cuentas lo bien que te lo has pasado.

Todos los viajes

a todos los destinos del mundo