¿Qué diferencias hay entre viajar en primera clase y turista?

Tomamos asiento, nos abrochamos los cinturones y plegamos la mesita. Sólo resta atender a las indicaciones de las azafatas, esas que te recuerdan qué hacer en caso de emergencia minutos antes del despegue. Una, dos, trece horas…, volar siempre es un buen plan y viajar todavía lo es más. Pero no nos engañemos, pasar muchísimas horas en un avión puede llegar a ser agotador. Las compañías aéreas lo saben y, por ello, cada vez existen más posibilidades de pagar por un viaje más confortable.

En mi último viaje tomé seis vuelos en seis días. En total, unas 31 horas de avión en que tuve oportunidad de volar en tres clases distintas: primera clase, ‘economy confort’ y turista. Con Lima como destino, irremediablemente las muchas horas de avión están aseguradas. Y aunque todos los viajes a Perú desde Europa se presumen largos, he de reconocer que cuando viajas en ‘business’ (y nunca mejor dicho) ¡el tiempo pasa volando!

Viajes en primera clase

La primera clase de KLM, la aerolínea holandesa con la que viajé desde Ámsterdam a Lima, destaca por sus cómodos asientos, de un tamaño muy superior al de ‘turista’ y con respaldos reclinables que permiten quedarnos prácticamente en posición horizontal. Desde luego, esto es fundamental para el descanso: podemos dormir con las piernas completamente estiradas como si estuviéramos en una cama.

Separados del resto del avión -generalmente en la parte delantera de la nave-, el desembarco prioritario evita hacer largas colas. Y es esta misma separación la que permite la calma y silencio durante todo el trayecto, teniendo además unos pasillos mucho más anchos por los que poder pasear si se desea. ¿Que te apetece ver la tele? La pantalla de grandes dimensiones y ajustable en varias posiciones te lo pone muy fácil, y lo cierto es que la oferta de películas, series, música, etc., suele ser excelente.

Por otro lado, es bastante común tener frío durante el vuelo y la mantita que proporcionan en los vuelos intercontinentales resulta totalmente necesaria. De todos modos, aquí también hay diferencias entre primera clase y turista, pues el grosor de la misma es mayor en ‘business’, algo que para los frioleros como yo es de agradecer. Y si de repente te notas la piel algo seca del frío tampoco pasa nada: los pasajeros de primera clase pueden hacer uso de todo tipo de cremas y leches hidratantes que encontramos en los baños de ‘business’.

Televisión en primera clase

Dormimos, descansamos y nos relajamos visionando alguna película o serie (por cierto, mientras hacemos todo esto podemos activar la opción de masajes del asiento…muy placentero). Pero otro de los grandes elementos diferenciadores entre turista y primera clase es, sin duda, la comida.

A miles de metros de altura la gastronomía que ofrecen las aerolíneas no suele ser muy buena: el pollo o pasta es un clásico. Pero cuando viajas en primera clase el pasajero puede elegir a la carta entre un menú bastante más elaborado, a lo que hay que sumar todo tipo de tentempiés y snacks que sirven entre los afortunados ocupantes de ‘business’. Por cierto, la copa de champange que no falte.

Comida en primera clase

Economy confort

Que sí, que todo son ventajas y viajar en primera clase es toda una experiencia. Pero igual de cierto es que un billete en ‘business’ cuesta más del doble que uno en turista. Y como todo el mundo no puede permitirse pagar su precio, una alternativa en aerolíneas como KLM es la clase ‘economy confort’. Sus asientos están ubicados por delante de los de turista, de ahí que el desembarco también sea prioritario al del resto de pasajeros, siempre detrás de ‘business’.

Pero para mí, la principal ventaja de la ‘economy confort’ es el espacio entre asiento y asiento, mucho mayor que en el resto de zonas y especialmente útil para pasajeros altos o con piernas largas. Y es que aunque pueda parecer una diferencia poco significativa, cuando se pasa muchas horas sentado el poder tener el cuerpo ligeramente estirado es toda una ventaja. Por supuesto, estas mejoras implican pagar más por billete, un incremento que puede variar en función de si se trata de vuelos dentro de Europa o intercontinentales (desde 20 hasta 160 euros).

 

En turista o primera clase, volar en definitiva es siempre señal de que estamos a punto de descubrir lugares espectaculares. Mira, sino, qué viajes podemos realizar tras unas cuantas horas sobre las nubes:

Viajes a Perú

 

Viajes a Tailandia

Viajes a Sudáfrica

 

 

Cinco consejos para tu visita al Machu Picchu

El cosquilleo previo a la visita a una de las siete maravillas del mundo moderno es inevitable. Por ello, en los viajes a Perú la subida al Machu Picchu suele realizarse en los últimos días de la ruta, porque no hay imagen que ejemplifique mejor la riqueza del país andino. La expectación es máxima, la cuenta atrás ayuda a mantener los nervios a raya y una amenazante idea comienza a rondar por nuestra mente: ¿Y si no es como lo vemos en las fotos y acaba decepcionándome?

Viajes a Perú y Machu Picchu

Si esta pregunta te viene a la cabeza y en cierta manera te frena en tu decisión de visitar Perú ya puedes desecharla porque no hay viajero que no se asombre en su descubrimiento de la más preciada joya inca.

Porque la ciudad cristal -así la llaman ya que en sus rocas encontramos cuarzo, un mineral en el que pareciera que el sol se refleja-, es tan espectacular que incluso aspectos prácticos sobre la precisión e ingenio de los incas -asombrosos, desde luego-, quedan en un segundo plano ante el hipnotismo del Machu Picchu. Esa misma atracción es la que nos incita a hacer fotos como locos, desde todas las perspectivas y ángulos posibles, consiguiendo con todas el mismo resultado: el de captar un paisaje difícilmente comparable con ningún otro.

Machu Picchu en los viajes a Perú

Así, no hay discusión: en los viajes a Perú es imprescindible subir al Machu Picchu. Y el hecho de que sea un monumento tan concurrido, implica tener en cuenta una serie de aspectos que seguramente te ayudarán a que ese día, ya de por sí especial, se convierta en uno de los recuerdos más inolvidables de toda  tu experiencia viajera. Por ello, ahí van 5 consejos para tu visita al Machu Picchu:

Comprar las entradas con antelación

No te confíes, en los últimos años se ha limitado el número de personas que puede acceder al Machu Picchu (se dice que es de 4000 personas, aunque lo recomendable serían 2500 o incluso menos) ¿Qué ocurre? Que si no tenemos entradas, es probable que programemos nuestra visita a la ciudadela inca un día y que en último momento nos quedemos sin poder acceder, ¡imperdonable! Si se reserva con agencia no habrá problemas, pero los viajeros independientes podrán comprar sus entradas por Internet unas semanas antes a través de la web oficial. ¡Con el Machu Picchu no nos la podemos jugar!

Cómo llegar a Machu Picchu en viajes a Perú

Cómo llegar y cuánto cuesta

Aunque se puede tomar un tren desde Cusco hasta el pueblo de Machu Picchu o Aguas Calientes -el Perú Rail-, recomendamos cogerlo en Ollantaytambo, siendo el trayecto la mitad de corto y pudiendo elegir entre éste y el Inca Rail. El precio de los trenes no es barato y dependerá de la categoría en que viajemos, aunque desde luego los que prefieran primera clase deberán pagar más de 100 soles peruanos por trayecto. Pero ahí no acaba todo. En Aguas Calientes hay que tomar un bus (más o menos, unos 27 euros ida y vuelta) y, una vez ya arriba, presentar la entrada, que cuesta 128 soles, o lo que es lo mismo, unos 40 euros aproximadamente. De nuevo, en los viajes a Perú organizados por agencia nos olvidamos de hacer cálculos y preocuparnos por los traslados.

Precios en los viajes a Perú

¿Qué ropa llevar?

Prohibidos el calzado y prendas incómodos. No olvidemos que en el Machu Picchu hay que caminar, subir escaleras y, en definitiva, estar horas recorriendo un paraje natural por lo que la ropa deportiva o ligera es necesaria. Es aconsejable vestir con varias capas para poder quitárnoslas si hay sol y aprieta el calor y, si se viaja en época de lluvias, de noviembre a marzo, imprescindible un chubasquero o chaqueta impermeable.

Subir el Huayna Picchu

No todos saben antes de conocer el Machu Picchu que la montaña que aparece en todas las fotografías justo detrás de la ciudadela es el Huayna Picchu, que significa ‘montaña nueva’ en quechua. Por éste también se puede subir, y de hecho, las vistas desde lo alto de este promontorio son increíbles, además de que allí hay otras ruinas mucho menos conocidas. Si se viaja con agencia se puede pedir incluir esta visita a la excursión, sino, hay que tener dos detalles en cuenta: para acceder al Huayna Picchu la entrada es más cara -no sirve la general- y, por otro lado, y de nuevo como ocurre con el Machu Picchu, el acceso es limitado a 400 personas por día. Por cierto, sólo hay dos turnos de entrada, de 7.00 a 8.00 de la mañana, y de 10.00 a 11.00.

Huayna Picchu en los viajes a Perú

¿Puede afectarnos el mal de altura?

Mareos, malestar general, cansancio…el mal de altura o ‘soroche’ puede manifestarse desde nuestra llegada a Cusco debido al cambio de altitud -si venimos desde Lima- entre las dos ciudades. A diferencia de lo que piensan muchos, el Machu Picchu se encuentra a menos altitud que Cusco -2.490 metros frente a los más de 3000 de la capital imperial- pero es probable que lo suframos igual. Descansar bien y, sobre todo, hacerlo en nuestro primer día en Cusco es clave, pero por si eso no es posible, destacar que las infusiones de algunas hierbas pueden paliar los efectos del mal de altura, siendo el mate de coca la más popular. Las de plantas como la ruda o la muña también podrán ayudarnos.

Si en tus viajes a Perú no te quieres perder el Machu Picchu, aquí tienes algunos circuitos con la visita a esta maravilla mundial incluida:

Viajes a Perú y Machu PIcchu

Viajes a Perú, Camino Inca 2014

Viajes a Perú y Camino Inca

Consulta otros circuitos por Perú

Una cena en el Astrid y Gastón de Lima

Una cena en Astrid y Gastón

No hay dietas que valgan si se trata de degustar gastronomía peruana y, de hecho, no es de extrañar que tras unos días disfrutando de su cocina, se regrese a casa con algún kilito de más.

En los viajes a Perú se considera casi sacrilegio no aprovechar al máximo la sorprendente variedad de su comida. Pero si, además, se tiene el privilegio de disfrutar de una cena en el que probablemente es el mejor restaurante de Perú, el Astrid y Gastón de Gastón Acurio en Lima, no queda más que hacer hueco y prepararse para descubrir la nueva cocina fusión peruana de la mano de uno de sus representantes más insignes.

En Perú se come especialmente bien vayas al restaurante que vayas y, para ser sinceros, en nuestro intenso periplo disfrutamos del buen comer desde el primer minuto, gracias al excelente servicio de comidas de KLM, sin duda, uno de los mejores que he probado hasta el momento sobre las nubes. Pero lo cierto es que el haber cenado en el restaurante Astrid y Gastón constituye una experiencia por sí misma, una más que sumar a mi andadura por Perú, que ya hace casi dos semanas finalizó y que, confieso, todavía me trae innumerables recuerdos, muchos de ellos, y para qué negarlo, en forma de comida.

Entrante de Astrid y Gastón

Lo primero que aconsejaría si se quiere comer o cenar en el restaurante Astrid y Gastón en los viajes a Perú es reservar con tiempo; no hay que obviar que se trata de uno de los establecimientos más populares de la capital peruana.

Tanto el menú degustación como la opción a la carta son recomendables, aunque nosotros nos decantamos por la segunda y ésta vino acompañada de alguna que otra sorpresa, como fue que nos sirvieran, por cortesía del establecimiento, una especie de crujientes cortezas de arroz y algas aderezadas con unas flores comestibles de lo más curiosas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La carta del Astrid y Gastón, como la mayoría de restaurantes, se divide en entrantes y fondos o platos principales. En los entrantes encontramos el famoso ceviche, un pescado marinado con jugo de limón y acompañado de una salsa elaborada a partir de varios ingredientes como el ají, la cebolla o el cilantro, que es obligado en cualquier ágape peruano.

Pero también recomendaría la fritura de pescado (otra forma de comerlo que podría recordar a como lo cocinan en el sur de España) y el cuy pequinés, un tipo de conejillo de indias confitado que se sirve con crepes de maíz morado, uno de los clásicos del establecimiento.

Lomo saltado en Astrid y Gastón

Llegar a los platos de fondo todavía con hambre representa todo un desafío en Astrid y Gastón. Pero el esfuerzo merece la pena porque los principales son igual de espectaculares que los primeros y, de nuevo, los hay para todos los gustos.

Para quien prefiera carne, el lomo saltado es una apuesta segura. En cambio, si se prefieren los sabores del mar, el paiche, un pescado de agua dulce muy sabroso, convencerá hasta al más exigente (en especial, este plato a mí me encantó). Y para los vegetarianos, imprescindible el curry de los Andes, un combinado de tubérculos y vegetales donde aparece otro de los elementos recurrentes de la gastronomía peruana, la quinua, un cereal cultivado en los Andes que contiene un alto valor nutricional.

Cualquier detalle en el restaurante Astrid y Gastón es cuidado hasta el extremo y, por supuesto, podría explayarme más sobre los deliciosos pisco sours que tuvimos el placer de degustar (de varios sabores y tan atractivos al paladar que, aviso, pueden llegar a ser peligrosos si no se modera su consumo). Y si se es adicto al pan, no se deben dejar de probar todas las especialidades de la casa, desde la elaborada con maíz morado a la de quinua.

Cocina de vanguardia la que propone el restaurante Astrid y Gastón en Lima, una combinación de las raíces gastronómicas peruanas y el estímulo de lo nuevo que busca la emoción a través de sus platos. Para los que residen en Madrid, resaltar que existe un restaurante Astrid y Gastón en el barrio de Salamanca de la capital española. Los que, en cambio, deseen realizar una incursión completa en la cocina peruana, seguro puedan acometerla con la ayuda de estos circuitos por Perú que te mostramos:

Viajes a Perú

Viajes a Perú de trekking

Viajes a Perú y Machu Picchu

Perú, destino de experiencias

Reconozco que nada más vi caer la primera gota de lluvia en nuestro último día en Perú pensé que Inti, el dios Sol Inca, se estaba despidiendo a su manera de nosotros y a través de uno los elementos de la naturaleza más preciados. Ya puestos a cavilar me imaginé, entre aquellas imponentes ruinas de Sacsayhuamán, cómo el propio Inti desplegaría de nuevo sus rayos para darme la bienvenida en otro de mis próximos viajes a Perú; al fin y al cabo, si algo tuve claro a mi vuelta es que Perú se había convertido de manera repentina en una segunda casa para mí.

Hace menos de 72 horas que regresé de una aventura que inicié junto a dos compañeros blogueros de viaje, Laura de Viaje al atardecer y Frank de Infodestino, por un país que toda la vida había deseado visitar, seducida por su atrayente cultura y, sí, lo reconozco, por la icónica figura de su maravilla mundial, el Machu Picchu.

Experiencias en Perú

Bastan menos de 5 días para comprender la magnitud de lo que significa un concepto que todo peruano defiende y saca a la palestra cuando se trata de hablar de Perú.  “Cultura viva “, algo de lo que tomas conciencia desde el primer minuto y clave de por qué es hoy un destino de viaje de primer nivel. Asociada a esta idea está la del turismo responsable que Perú promueve, sabedor de la riqueza que posee y por la que se abre al mundo con la firme convicción de preservar su patrimonio como auténtico símbolo de fortaleza.

Dicen que bien acaba lo que bien empieza y este viaje no pudo comenzar mejor. Volar durante 12 horas resulta de todo menos agotador si se hace en clase ‘business’, algo que agradecer a KLM, aerolínea que junto a Promperú ha hecho posible este ‘blogtrip’. Más allá de la experiencia de viajar en ‘business’, la atención y servicio recibidos en los vuelos fueron en todo momento excelentes, cuidando el detalle y teniendo en cuenta las necesidades de cada pasajero.

Ya en territorio peruano, me sorprendió en mis primeras horas en el destino lo poco que conocía del Perú no incaico. Reparar este error cuesta bien poco en una visita a Lima, un buen punto de partida -imprescindible el Museo Larco- para descubrir toda la riqueza anterior a este estado precolombino y a sus grandes gobernantes, los descendientes sagrados del Sol y amos de todo el imperio o ‘Tahuantinsuyo’.

Experiencia inca en Perú

Lima me cautivó y confieso que me hubiera gustado pasar más tiempo perdida entre sus calles. Pero de igual modo he de advertir que pasada la barrera física de los Andes, hay un Perú doblemente atractivo que tiene como epicentro la antigua capital del Imperio Inca: Cusco. Aquí ya sí nos dejamos llevar por la fuerza y energía de una civilización que asombra por la perfección de sus construcciones, por su sabiduría y creencias y por la belleza y practicidad de los espacios que diseñaban.

Visitar el Machu Picchu es, desde luego, una de las mejores experiencias que me llevo de estos días, y creo no arriesgarme si afirmo que, posiblemente, una de las más especiales de todos los viajes, pasados y futuros, que pueda realizar. Pero en viajes a Perú como el que recientemente he tenido el privilegio de compartir hay mucho más a destacar, vivencias que no necesariamente van ligadas a un yacimiento arqueológico o visita turística y que, todavía más si cabe, convierten Perú en un destino de viaje inolvidable.

Así, poco más de una semana después de haber partido, hago memoria de aquellos pequeños tesoros que he ido acumulando a lo largo del viaje y el resultado es una amalgama de experiencias que, desde las más comunes a las más sobrecogedoras, hacen de Perú un lugar único en el mundo. Desde ese recuerdo todavía patente desde el que escribo no puedo dejar de sonreír al imaginarme a esos niños de Chinchero con los que nos encontramos en nuestro camino por el Valle Sagrado, evocando ese anochecer mágico en Ollantaytambo, aquel cielo plagado de estrellas en Cusco y el precioso paisaje que, desde la ventana del Inca Rail, servía de perfecto prolegómeno para lo que estábamos a punto de vivir. Imborrables memorias de nuestra experiencia en el país del cóndor, ese que sobrevolará los nevados Andes una vez más e inmune al paso del tiempo, seguirá conectando por siempre y como se creía antaño, el cielo con la tierra peruana.

Perú y sus experiencias

 

Éstas son sólo algunas de mis experiencias, pero tú también puedes contarnos las tuyas reservando a través de BuscoUnViaje.com uno de nuestros viajes a Perú recomendados:

 

Viajes a Perú en grupo

Viajes a Perú de experiencias

Viajes a Perú 2013

Entrando en el fuerte Amber de la India a lomos de un elefante

En los viajes a India se pueden vivir experiencias muy extremas, de esas que te marcan. Pero si tenéis sentido del humor, también os tocará lidiar con momentos divertidos y si me apuráis, un poco surrealistas.

En las inmediaciones de Jaipur hay un lugar llamado fuerte Amber que es muy conocido por su imponente belleza. Sin embargo, esto provoca que sea también uno de los lugares más turísticos de India y es muy común que los viajeros suban la cuesta de acceso al fuerte a lomos de un elefante.

Nosotros visitamos este lugar durante  el mes de agosto, en plena temporada de monzones. Mientras esperábamos el turno para subir a nuestro paquidermo la lluvia hizo su aparición y descargó uno de esos aguaceros bíblicos.

El camino hacia el monumento es muy empinado e irregular, pero eso, ni la abundante lluvia, disuadió a los elefantes y a sus osados jinetes a interrumpir el ir y venir de animales y turistas.

La lluvia sólo hizo que añadir un poco de dramatismo al viaje, aunque no debéis temer nada porque los elefantes están acostumbrados a eso y a mucho más, así que al final fue sólo una anécdota.

Aunque éramos sólo turistas haciendo una turistada, entrar al fuerte Amber de la India a lomos de elefante es una experiencia divertida. Por unos segundos te puedes sentir como un maharaja.

Una vez termina el paseo no os podéis perder la visita a esta fortaleza del siglo XI. El lugar es imponente, por su tamaño, el grosor de sus murallas y la belleza de su ornamentación.

Pero mejor descubre este país tan fascinante por ti mismo. Para ello, te recomendamos reservar alguno de los 37 viajes con agencias expertas en India.

—————————–

La foto utilizada en este post tiene una licencia Creative Commons y pertenece a Russ Bowling

¿Qué es BuscoUnViaje.com?

  • 1.Describes qué quieres hacer y/o dónde quieres ir
  • 2.Te mostramos las mejores opciones de expertos en organizar viajes
  • 3.Solicitas presupuesto, sin gastos ni comisiones
  • 4.Reservas el viaje, te vas, vuelves y nos cuentas lo bien que te lo has pasado.

Todos los viajes

a todos los destinos del mundo