Parecidos razonables

Uno puede volar 20 horas pensando que se va al reverso del mundo y encontrarse algunos parecidos razonables:

El taxista barroco

Taxista en la ciudad de Ipoh, Malasia

Las mismas camisetas de los mismos equipos

En el río Batang-Rajang, Borneo malayo

Domingueros liberados de los dictados de la moda que se apuntan con lo puesto a tocar un instrumento en la calle del pueblo (siempre de percusión)

Georgetown. Aquella noche se quemaba un dragón de cartón en la calle para atraer la prosperidad económica.

Templos en construcción

Mensajes similares

Por favor, no abandonen sus tortugas domésticas en el templo. Ellas nunca lo harían...

Niños deformando sus caras ante una cámara

Niños en una longhouse. Especie de casas adosadas (eso sí, de madera, colchones en el suelo y sin agua corriente) compartiendo un largo porche que las une y en las que vivieron antiguos cazadores de cabezas.

Pero también… lo nunca visto:

Manglares y monos narigudos en el parque nacional de Bako (Borneo malayo)

Imágenes de bosque encantado (Bako)

Árboles más fuertes que las piedras

Verdes y marrones y pies descalzos en el parque nacional de Taman Negara

El atardecer en un lugar al que no llegan coches ni motos y donde la población de monos supera a la de humanos

Todo pasó en Malasia, pero hay parecidos razonables en casi todas partes. ¿Alguno que aportar?

Escala en Qatar. Sólo serán 8 horas…

Éste es un fragmento del diario del último gran viaje, esos para los que cuesta preparar la maleta porque tiene que pesar muy poco pero a la vez servirte para un mes. Antes de llegar a destino, hicimos parada en Qatar, una parada tan larga que convirtió a Qatar en un destino por sí mismo. Aunque sólo fueron 8 horas, pudimos captar algunas escenas que ahora vuelven a nuestra memoria cuando alguien menciona al país, por ejemplo para anunciar que acogerá el Mundial de Fútbol en 2022.

Diario del viaje. Día 1. Destino: Qatar

Salimos de Barcelona un viernes por la tarde. La emoción del viaje y las despedidas se mezcla con el cansancio de varias noches preparando el equipaje para un mes. Volamos siete horas y llegamos a Qatar, primera parada: Doha, la capital, ocho horas de escala.

Nuestro primer contacto con el país es comparable a la entrada en una sauna. Son las doce de la noche, pero el calor y la humedad qataríes empañan las gafas de todo el que las lleve puestas. A pesar del clima, decidimos pagar por un visado que nos permita salir del aeropuerto. Sigue leyendo

Japón, con K de inkreíble

Con la K, ciudad japonesa en la que tirarse a la piscina no implica mojarse. En la que colarse descalzo en el comedor de un samurái no está mal visto. Y en la que meterse en un jardín no sólo no es problemático sino beneficioso para el espíritu.

Museo de arte contemporáneo con piscina, Kanazawa, Japón

Museo de arte contemporáneo con piscina, Kanazawa, Japón

Sí, es Kanazawa. El viejo barrio de los samuráis, el de las geishas, naturalezas domadas con un fin estético en forma de jardines perfectos (Kenroku-en) y un museo de arte contemporáneo ¡con piscina!… son algunos de los valores que hacen que esta ciudad japonesa con la K bien valga un viaje.

Sobre Kanazawa, puedes chafardear más aquí. Y aquí sobre viajes a Japón,

Viajar en el tiempo

Hay veces en que uno se siente paseando por el tiempo como por los recovecos de una mousse. Es el tiempo en mayúsculas, el tiempo de toda la historia de la humanidad. La última vez que me pasó fue delante de un objeto que multiplicaba mi edad por miles de años.

Estaba ante el dibujo de un arquero desnudo y de un toro que apenas se veía ya. Sí, frente a unas pinturas rupestres, como las que estudiamos en los libros quedándonos fríos como las barandillas en invierno, me convertí en un hombre del neolítico que dibujaba animales mucho mejor que yo.

Sigue leyendo